Visión y alimentación

Visión y alimentación

 

Comer sano afecta a todo tu cuerpo y también a tu visión. Las vitaminas y minerales que se encuentran en los alimentos ayudan al correcto desarrollo de nuestro sistema visual y pueden jugar un papel importante en la prevención de enfermedades de la visión tan comunes como las cataratas o la degeneración macular.

 La retina -especialmente la mácula, que es la zona encargada de la visión de los detalles – es un lugar de nuestro cuerpo sometido a un alto estrés de oxidación. Cuando el daño ya está hecho es irreversible por lo que es muy importante llevar una dieta rica en vitaminas y minerales (A, C, E y Zinc) que ayuden a prevenir esta situación. Igualmente consumir a diario ácidos grasos Omega-3 puede ser determinante para la salud de la retina.

 La luteína y la zeaxantina son antioxidantes carotenoides que se encuentran en la retina y que solemos encontrar juntos en diferentes alimentos. Se ha comprobado en laboratorio que su ingestión mejora la densidad de pigmentación en la mácula. Estos pigmentos protegen las células del área macular absorbiendo el exceso de luz azul y ultravioleta y neutralizando los radicales libres.

 En general podemos decir que una dieta saludable para tu corazón y de bajo índice glucémico es el pilar fundamental para mantener nuestra visión sana y evitar o ralentizar el desarrollo de enfermedades degenerativas. A continuación os hablamos de las comidas y elementos indispensables para mantener tu salud visual en plena forma.

 

¿Dónde encontramos estos nutrientes?

 

La luteína y la zeaxantina se encuentran en vegetales de hoja verde como pueden ser el brócoli, las coles de Bruselas, las berzas, la col, el kale y las espinacas, aunque también las podemos encontrar en huevos, naranjas, mandarinas o papayas.

 Los ácidos grasos Omega-3 son más comúnmente encontrados en los pescados grasos, como salmón, sardina, atún o trucha. Las semillas de lino o las nueces también contienen grandes cantidades de este ácido graso.

 La vitamina A la encontramos en vegetales como las zanahorias, la col, las espinacas, los pimientos rojos frescos y los boniatos. La encontramos en derivados lácteos, como la mantequilla, la nata o el queso. Son una fuente importante de vitamina A algunos productos cánticos como el hígado (de cerdo, ternera o vaca) y algunos pescados (anguilas, angulas o congrio) y moluscos.

 La vitamina C es ampliamente conocida por todos nosotros y se encuentra en frutas y verduras frescas como por ejemplo la naranja, la grosella, la fresa, el kiwi, la guayaba, el pimiento rojo, la col rizada, el repollo, la coliflor o las espinacas.

 Hay abundante vitamina E en almendras, nueces, cacahuetes, brócoli, espinacas, semillas de girasol y algunas frutas como el aguacate o el mango.

 El Zinc podemos obtenerlo comiendo guisantes, ostras y cangrejos, carne roja, yogur y chocolate negro.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *